De poco sirvió el apagón de decodificadores piratas realizado en octubre de 2012. En ese momento había 200 mil dispositivos de este tipo en el país. Hoy esa cifra es superior y ronda los 300 mil, dice Gianpaolo Peirano, director Legal y de Asuntos Corporativos de DirecTV.
“La tecnología ha permitido la detección de conexiones de TV paga irregulares y fortalecer la protección de señales satelitales privadas, pero también una rápida evolución de la piratería por parte de quienes lucran con esta práctica ilegal. Así, han mejorado las técnicas y creación de nuevos métodos para captar los contenidos en forma ilegítima”, explica.
Peirano sostiene que poco tiempo después del apagón surgió una nueva forma de piratería, que logra burlar el sistema y acceder nuevamente a los contenidos de manera irregular. Es el Key Sharing (compartición de llaves), el método de violación de propiedad intelectual más utilizado en la actualidad.
“Las llaves son los códigos generados en los decodificadores de TV paga legales, que permiten el acceso a señal de audio y video. A través de éstas, el Key Sharing envía la señal a los decodificadores FTA piratas, que a su vez permiten que los usuarios reciban esta señal ilegal de TV paga de forma continua”, explica el ejecutivo.
También existe un nuevo método para captar las señales satelitales a través de Internet, conexión que ya viene incorporada en los decodificadores FTA irregulares.
De acuerdo a las últimas cifras de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), VTR cuenta con poco más de un millón de suscriptores, le sigue Telefónica con 572 mil, Claro con 470 mil y DirecTV con 449.367. Es decir, los 300 mil decodificadores piratas son el quinto actor de la industria. Un player ilegal.
Peirano dice que aún no existen cifras para medir el impacto económico pero que “hay daños relevantes en varios aspectos y que no sólo afectan a la industria propiamente tal sino también al crecimiento económico del país. Además, al vulnerar la propiedad intelectual, la piratería provoca pérdidas en áreas como el arte y el entretenimiento”.
Sobre la posibilidad de realizar un nuevo apagón, el ejecutivo señala que es posible, siempre y cuando la tecnología avance para combatir los métodos de “la piratería 2.0”.
Por ahora, comenta que están trabajando en la creación de un espacio de información e intercambio en torno al problema, instancia que lanzarán próximamente y que estará abierta a todos quienes puedan aportar.
Por otro lado, desde 2013, la industria está asociada en la Alianza Contra la Piratería de TV de Pago, que está integrada por operadores, programadores, creadores de contenidos y software, entre ellos DirecTV, Telefónica, VTR, Claro, Sky, CDF, Televisa, Fox y Discovery. El objetivo es luchar contra la piratería y el uso ilegal de receptores satelitales.

COMENTARIOS

COMENTARIOS