Saltar al contenido

´House of Cards´, de Netflix, nominada a los Emmy

23 julio, 2013

El drama político ‘House of Cards’, producido y distribuido por Netflix, hizo historia este jueves, al convertirse en la primera serie de un servicio OTT en ser nominada a los premios Emmy, los Oscar de la televisión estadounidense. En Latinoamérica, Netflix también está transmitiendo la primera temporada.


‘House of Cards’ es protagonizada por el veterano actor de Hollywood, Kevin Spacey, como un astuto congresista estadounidense, se alzó con nueve nominaciones, incluyendo mejor serie dramática, para los premios que se entregarán el 22 de septiembre. Spacey, quien además produjo ‘House of Cards’, dijo en una entrevista al New York Times que, dada la popularidad de los OTTs, era cuestión de tiempo que uno de ellos se decidiera a entrar directamente en el negocio de la producción de contenido. “Cuando acudimos a los canales abiertos y de cable, resultó que Netflix era el único proveedor de contenidos que nos miró a los ojos y nos dijo: ‘No necesitamos un piloto. Creemos en ustedes’”, dijo Spacey.


La carrera por los Emmy 2013 está dominada, no obstante, por la miniserie ‘American Horror Story: Asylum’, que obtuvo 17 nominaciones, y la fantasía medieval ‘Game of Thrones’, con 16 candidaturas. Otras series dramáticas que compiten en los Emmy 2013 fueron la ganadora del año pasado ‘Homeland’, así como las recurrentes ‘Mad Men’ (cuatro veces ganadora en la categoría), ‘Breaking Bad’ y ‘Downton Abbey’. La mayoría de ellas se ve por HBO en Latinoamérica, lo que confirma la fuerte competencia entre este servicio premium de Tv paga y Netflix.


Netflix sumó otra victoria con la nominación de Jason Bateman a mejor actor de comedia por ‘Arrested Development’, que volvió a distribuirse este año luego de un impasse de siete años.La serie de culto había dejado de emitirse en el 2006, tras tres temporadas, y fue retomada este año por Netflix, que por primera vez se llevó nominaciones en las principales categorías.”Me parece que ésta es la manera en que la gente prefiere disfrutar tramas prolongadas y complicadas”, dijo Spacey al New York Times. “Para mí tiene sentido. Las audiencias han estado diciendo hace tiempo que quieren libertad”. “De alguna manera, Netflix y todos nosotros hemos aprendido una lección que la industria de la música aún no ha aprendido”, concluyó.